Historia de éxito

 

Proyecto ATIX nació en mayo de 2015, siendo un proyecto interno de la consultora The Main Millennial Advisory – THEMMA, quienes tienen una gran vocación social e interés en el desarrollo de comunidades rurales a través del emprendimiento.

Luego de mucha investigación y reuniones exploratorias encontraron un primer aliado la consultora de recursos humanos ER RONALD, con quienes desarrollaron un piloto con una comunidad rural en Puero Nuevo, Callao, que se encontraba dentro de la zona de influencia de IMPALA TERMINALS, parte del grupo TRAFIGURA. Uno de los traders de minerales más grandes del mundo y primer cliente del proyecto. En este momento la fundación de responsabilidad social de dicho grupo (Fundación de Integración Comunitaria – FIC) pasa a ser aliado estratégico en el piloto del proyecto. Estas capacitaciones consitían en talleres sobre habilidades duras y blandas necesarias al momento de emprender.

Desde metodologías ágiles hasta talleres de negociación y marketing. Este primer piloto duró aproximadamente un año. Estas capacitaciones estaban dirigidas a personas que hubieran llevado cursos de cocina y tenían como objetivo ayudarles a emprender su propio negocio y potenciar sus habilidades. Una vez terminado el primer piloto, Proyecto ATIX comenzó a evaluar sus opciones de crecimiento. Se tuvieron varias reuniones de eploración y feedback, entre ellas, la reunión con la ministra de Desarrollo de Inclusión Social MIDIS de dicho momento (2016). Luego de esta el equipo de Proyecto ATIX entra en cuestionamiento acerca de su modelo de negocio, dada la gran oferta de insituciones y empresas que brindaban capacitaciones a comunidades rurales y/o vulnerables, muchas de las mismas incluso de manera gratuita. Luego de algunos meses se volvió a tener contacto con la FIC, para realizar una revisión del proyecto. En dicha reunión se llega a la conclusión de que existía una gran necesidad de comercialización para de los productos generados por las acciones de responsabilidad social.

En este momento Proyecto ATIX cobra un sentido de trader social con los diferentes productos que generaban las acciones de la FIC. De todos los productos evaluados en esta etapa denomianda, segundo piloto, se eleigió a la harina de 7 semillas, como uno de los productos con mayor potencial para ser comercializados. La producción de esta harina se encuentra a cargo de las señoras de la Asociación de Mujeres Organizadas de Canaria - AMOC, quienes ya venían trabajando con la FIC los últimos diez años. Se tuvieron reuniones con especialistas en dicho producto (nutricionistas, agronomos, ingenieros agrícolas, entre otros). Con el paso de las semanas uno de los directores del proyecto llega a tener contacto con una importante empresa de consumo masivo peruana. En dicho contacto se comenzó a hablar sobre la elaboración de un cereal hecho de 7 semillas para consumo masivo. Luego de algunos meses de pruebas y diseño de producto, esta empresa cobra interés por el proyecto y la comunidad campesina de Canaria y establece un equipo de trabajo asignado para supervisar una primera orden del producto de aproximadamente 400 kilos en dos meses. En dicho momento la Comunidad Campesina de Canaria vendía tan sólo 50 kilos al mes. Dichas pruebas terminaron en un nuevo cereal, por lo cual la empresa de consumo masivo pasó a comprar alrededor de 20 toneladas del producto para su lanzamiento al mercado.

El mismo que se dio en junio de 2017. Dicho lanzamiento fue muy exitoso en ventas e impacto medíatico para todos los involucrados, quienes en estos momentos se encuentran trabajando sobre los siguiente pasos para este gran proyecto social.

 

Definición de Negocio

 

Proyecto ATIX, ahora es ATIX, una plataforma social y digital que busca comercializar productos desarrollados por acciones de responsabilidad social dentro de comunidades rurales.

Tiene tres enfoques:

(i) El primero es ayudar a mercados inexplorados y en necesidad de desarrollo de todo el Perú, a vender los productos e insumos que producen y ayudarlos a tener cada vez un mayor mercado.

(ii) El segundo es ayudar a jóvenes profesionales para que puedan realizar prácticas o trabajar en las empresas de las comunidades generadas por las acciones de ATIX.

(iii) El tercero, es desarrollar un laboratorio de innovación productiva en donde se use como materia prima insumos oriundos de las comunidades. El valor adicional de ATIX es que busca mapear a las comunidades y sus productos con potencial comercial. Las comunidades se verán beneficiadas pues podrán acopiar sus diferentes producciones y comercializarlas conjuntamente.

Únete a la comunidad ATIX estamos en facebook

Nuestras redes sociales:                       

 THEMMA 2017 © Todos los derechos reservados